La puesta en marcha es lo más complejo, la visualización y planificación, o el pasar “del dicho al hecho”, pero si se hace de forma ordenada siguiendo las buenas prácticas propuestas por las metodologías estándar existentes (tales como PRINCE2 o PMI), los consejos de colegas experimentados y las lecciones aprendidas de proyectos anteriores, se podría decir que el resto de estapas son más llevaderas si se apega al plan establecido.

Por lo tanto, y sin caer en una receta, repasemos los elementos que todo proyecto debería contemplar durante este famoso proceso de inicio, que es justamente cuando se conceptualiza el proyecto, cuando se plasma una idea en la estructura de un proyecto y esto se hace con el Mandato de un Proyecto.

  • El Mandato de un Proyecto responde a la pregunta: “¿Se tiene un proyecto viable y rentable?”
  • Se debe recolectar información que revele la pertinencia del proyecto y decidir si se procede con la siguiente etapa de la Gerencia de Proyectos.
  • Para coordinar y realizar las tareas de esta etapa se deben designar al Ejecutivo y al Gerente del Proyecto.
  • Creación del producto: Registro Diario
  • Creación del producto: Descripción del Producto del Proyecto
  • Se identifican las lecciones aprendidas de proyectos anteriores y relevantes para el actual en cuestión.
  • Creación del producto: Registro de Lecciones Aprendidas
  • Designar o contratar al equipo de trabajo para el proyecto.
  • Preparar un Esquemático Estudio de Caso
  • Seleccionar la metodología y el Resumen del Proyecto
  • Creación del producto: Resumen del Proyecto
  • Planificar la Etapa de Iniciación

Una vez concluídas estas tareas, el Gerente del Proyecto presenta a la Junta del Proyecto el resultado para que brinden la autorización formal de continuar con la siguiente etapa.