RenatoCoto.com

Costa Rica - Business / Negocio - ICT for Development / TICs para el Desarrollo

Contrato de papá: Comprensión, perseverancia y paciencia

Quién dijo que criar niños iba a ser fácil??? Y yo le creí… pues no es así, es una tarea de nunca acabar, que requiere dedicación, preocupación y ocupación.

Y es que gracias a la entera dedicación de la madre es que se puede notar tendencia casi perfeccionista por que todas la cosas relacionadas con los niños estén en orden, se cumplan en su debido horario y con precisión de reloj nuclear.

Gracias a la preocupación es que los pequeños detalles que cualquiera diera por sentados o que se dejan pasar por insignificantes, no se dejan de hacer, por el contrario se tienen muy presentes todos los requerimientos y necesidades que tienen o pueden llegar a tener los niños. Y más aún cuando de particularidades hablamos, por ejemplo tener siempre en cuenta los gustos, los temperamentos y personalidades de cada uno, además de la diferencia de género y edades entre sí.

Por supuesto que no solo se pasa por la planificación de las tareas, hay que finalmente realizarlas de una u otra forma, en la mayoría de las veces sacrificando nuestro propio tiempo en intereses por sufragar el de los infantes…
Ahora bien, que tan apropiado o contraproducente esto pueda ser… es un tema difícil de determinar ya que se sobreponen múltiples capas de situaciones, las cuales varian en el tiempo simulando los oleajes de las mareas, y es aquí donde justamente entra en juego el trabajo en equipo de los padres, quienes deben sacar a relucir la mejor sincronización entre el conocerse a si mismos a su pareja y las acciones que se deben realizar en cada momento del día.

Y como si fuera poco debemos continuar la vida, eventualmente volver al trabajo (para poder llevar el sustento económico para la familia) y por ende se ven minimizados los tiempos de interacción con los niños, mucho más reducidos los espacios de pareja, y además lidiar con asuntos varios, pero importantes, como el cuido de los chicos mientras estamos laborando, la educación y sus costos asociados, la formación como personas inculcandoles valores y habilidades para que se puedan forjar y desarrollar de forma integral en la VIDA…

Si… son muchas cosas las que vienen intrínsecas con el “contrato de papá” (y/o el de mamá), pero ante todo esto no se puede negar la gran satisfacción que brindan nuestros propios hijos cuando por sí solos se desenvuelven, cuando hacen cosas y te las regalan, cuando simplemente te sorprenden con frases de cariño o gestos de amor, como un espontaneo abrazo o sincero beso de “te quiero mucho”…

Hijos, ustedes me completan y me hacen FELIZ.

« »

© 2020 RenatoCoto.com. Sitio Web por TecnoLogi.ca